Vivir como resucitados

Seguimos en la octava de Pascua, esta semana grande en la que, dentro del tiempo pascual, celebramos con gozo la fiesta de la Resurrección del Señor. Puede ser un buen momento para dar gracias al Señor por su entrega salvadora en la cruz, una entrega que no se queda ahí, sino que triunfa por encima de la cruz y de la muerte para resucitar y con ello darnos nueva vida, la que brota de su Resurrección gloriosa.