San Claudio de la Colombiere

Hoy es la fiesta de San Claudio de la Colombiere, un santo gran amante del Corazón de Jesús. Él hizo una oración muy bella, que hoy comparto con todos vosotros. Ojalá que repitamos en este día esta oración, o algún trocito de ella. El Señor tiene un corazón manso y humilde, rico en misericordia. Nos ama con corazón humano, con corazón grande, con amor desinteresado. Correspondamos a su amor, y nunca dejemos que nada ni nadie nos aparte de su amor. 

 
Dios mío, estoy tan persuadido de que veláis sobre todos los que en Vos esperan y de que nada puede faltar a quien de Vos aguarda todas las cosas, que he resuelto vivir en adelante sin cuidado alguno, descargando sobre Vos todas mis inquietudes. Mas yo dormiré en paz y descansaré; porque Tú ¡Oh Señor! Y sólo Tú, has asegurado mi esperanza.

Los hombres pueden despojarme de los bienes y de la reputación; las enfermedades pueden quitarme las fuerzas y los medios de serviros; yo mismo puedo perder vuestra gracia por el pecado; pero no perderé mi esperanza; la conservaré hasta el último instante de mi vida y serán inútiles todos los esfuerzos de los demonios del infierno para arrancármela. Dormiré y descansaré en paz.