"Qué bien se está aquí"

 Estamos ya en el segundo domingo de Cuaresma. Hoy se nos propone en la liturgia el evangelio de la Transfiguración del Señor. Pidamos hoy a Jesús que sea Él quien transfigure y transforme nuestro corazón. Que nos dejemos hacer por Él, y sigamos trabajando en esta Cuaresma para mejorar en todo aquello que noe stá del todo bien en nuestra vida.
 

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó, a ellos solos, aparte, a un monte alto. Y se transfiguró delante de ellos, y sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, tanto que ningún batanero en la tierra sería capaz de blanquearlos de ese modo. Se les aparecieron Elías y Moisés, y conversaban con Jesús.